Forastero fui…

viajeroY cuando llegué a este lugar de amor,
lleno de pensamientos, pensé:
¡Qué bueno estar aquí!
aunque no soy de los que aquí han nacido,
aunque veo ojos que antes no había visto,
y cálidas voces que apenas reconozco.

Más cuando llegué a este lugar de hermandad,
lleno de juicios, juzgué:
¡Qué hermoso es este lugar que antes no vi!
Qué extraña sensación sentir lo que antes no,
que bello recibir el abrazo sincero del que apenas me ve,
y la sonrisa gratis de aquel que saludo por primera vez.

Y al quedarme en esta casa de bendición,
lleno de entendimiento, entendí:
Que no hay mejor lugar para un extraño,
que el país de la misericordia.
Ni mayor refugio para un forastero,
que el brazo del Señor.
Y que no tengo a donde ir,
pues a donde vaya aquí estaré,
y bendeciré siempre el día en que me fui a buscarte,
Porque he aquí llegó el día en que te encontré.

Extranjero fui y ahora tu nación.
Ahora que llegué,
no me quiero ir, no me pienso ir.
Sólo me iré a seguir tus pasos
y se que a donde vaya siempre estaré aquí…

En tu presencia.

BlessedGuard
Poem4God.com – Poemas Cristianos

“Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo El Señor vuestro Dios.” Levítico 19:34

Anuncios

¿Como te pareció el poema?...¿Alguna Reflexión?...¿Alguna Oración en especial?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s